Haga clic para ver las pautas de distanciamiento social e información

Misas de Fin de Semana
-Sábado a las 5pm
-Domingo a las 7a, 9:30a, 12p, 2:30p(esp), 5p

Reserve su Asiento para la Misa de Fin de Semana Aquí

Las reservaciones cierran los sábados al mediodía

Misas de Entre Semana
-Lunes-Viernes a las 9am
-Martes-Thursday a las 6:30p
-Viernes a las 7p(esp)
Reserve su Asiento para la Misa de Entre Semana Aquí
Las reservaciones cierran el día anterior al mediodía

Lista de intenciones para la misa • Haga clic aquí

Haga clic aquí para ver nuestra transmisión en vivo**Las misas/eventos de transmisión en vivo se graban y están disponibles para reproducir en cualquier momento en popfb.org/livestream-library

Horarios de Confesión
-Miércoles a las 5:30p
-Viernes a las 6p
-Sábado a las 3:30p
-Por cita (contacte Lelis Knight)

Viajando por vacaciones o negocios
Visite masstimes.org para opciones cerca del trabajo/escuela/viaje

6439 Spout Springs Road

Flowery Branch, GA 30542

Phone: 678-960-0040
Fax: 678-960-0078

Mapearlo

Intenciones de la Misa • Haga Clic Aquí


Blog "From the Heart to the Mind"

by Prince of Peace

jul. 10, 2020

Del corazón a la mente

En nuestros cuerpos la distancia del corazón a la mente es poca , pero a veces puede parecer que es mucho más grande. Cuando escucho sobre personas necesitadas, sufriendo, injusticias sociales en el mundo, nuestro país, nuestra comunidad o en personas, sé que quiero responder con mi corazón. Puede ser a través de las organizaciones benéficas que apoyo, los ministerios con los que estoy involucrado o incluso visitar a los enfermos en el hospital o en el hogar de ancianos. Aunque con la pandemia actual, las visitas en persona no son posibles en este momento. Aún así puedo ofrecer mis oraciones.

Por otro lado, hay momentos en que mi mente parece tener el control. Cuando estoy seguro envuelto en el capullo de mi automóvil y otro conductor hace algo que me irrita: conducir demasiado rápido, lento, sin señal de giro, etc., etc., etc., reacciono más con la cabeza, a menudo con pensamientos desagradables. Es en estos momentos que necesito recordarme a mí mismo que no conozco todas las razones y que esta persona es hija de Dios, al igual que yo con todas las esperanzas, miedos y preocupaciones que todos compartimos. Esta es también una oportunidad para orar. No tanto por la otra persona, sino para que Dios mueva mis pensamientos de la cabeza al corazón para así poder responder con caridad.

Diácono Paul